un cuarto de siglo

Vocación, servicio y compromiso

Publicado el 3/5/2013 - 4:20

Estos primeros veinticinco años de ininterrumpida militancia periodística de LA REPÚBLICA, merecen celebración y reconocimiento. Conste que este juicio lo extendería a todos los medios de información – aunque muy especialmente a la prensa escrita – aun a aquellos con los cuales mantenemos muy profundas e insalvables discrepancias políticas, con la excepción, por cierto, de […]

Estos primeros veinticinco años de ininterrumpida militancia periodística de LA REPÚBLICA, merecen celebración y reconocimiento.

Conste que este juicio lo extendería a todos los medios de información – aunque muy especialmente a la prensa escrita – aun a aquellos con los cuales mantenemos muy profundas e insalvables discrepancias políticas, con la excepción, por cierto, de los pertenecientes a los poderosos que gozaron desde siempre de privilegios de carácter comercial desde el poder político, económico o social y, por cierto a aquellos cuyas jerarquías mantuvieron inocultable complicidad con la dictadura que padecimos. La línea divisoria, a cierta etapa de la vida, es, al menos en nuestro caso, cada vez más ancha pero también de tono más firme y nítido.

Y ese reconocimiento amplio, no solo fundado en convicciones republicanas que valoran el pluralismo de opinión entre otras tantas manifestaciones de expresión y acción de los ciudadanos, sino también, por tener conciencia del formidable esfuerzo que en el plano de la sobrevivencia económica significa mantener la continuidad de un medio de opinión en la calle. Todos los días y semanas y meses y años. Al menos en nuestro país, es un esfuerzo titánico, que sabe de crisis, de ajustes siempre dolorosos, de incertidumbres, de dura y siempre innovadora gestión comercial.

Por ello lo del título. La expresión de una definida vocación profesional que se manifieste desde los más altos niveles de dirección hasta los más humildes colaboradores. Noble profesión del periodista que requiere en estos tiempos de ineludibles niveles de capacitación, de información, de dedicación.

Es de justicia reconocer el papel relevante que en muchas de las empresas periodísticas que fueron y son canales de expresión de la izquierda nacional desempeñara Federico Fasano. Controvertido y polémico aun desde nuestras filas, su aporte a las esperanzas y luchas populares debe formar parte de la buena memoria y de la memoria buena de las que nos hablaba el vasco Unamuno.

El sentido auténtico de la vocación antes referida, desde luego válido para todos pero muy especialmente para aquellos que actuamos en el campo de lo público, debe traducirse en una actitud de servicio a la comunidad. De fuerte anclaje ético y honestidad – ese vínculo estrecho con el nivel educativo y docente del que nos hablara Julio Guillot desde su columna del domingo – a la hora de cumplir la delicada misión de informar y de contribuir a la formación de opinión.

Servicio a la búsqueda de la verdad – la cual es sinfónica como enseñó el filósofo – a la calidad democrática que a todos nos debe comprometer, a la defensa de los DDHH desde el ámbito irrestricto de la libertad de prensa y de expresión. Una vez más, en el Bicentenario de las Instrucciones, el ideario artiguista ilumina y mandata.

Y finalmente, reconocimiento al compromiso. Aquella vocación y acción de servicio se expresan en el caso de LA REPÚBLICA en un compromiso coherente a lo largo del tiempo con el proyecto popular que busca construir un país sin exclusiones, un crecimiento con equidad desde la perspectiva del desarrollo humano integral.

Compartiendo su apertura a voces diversas y diferentes que expresan pluralidad y oportunidades dignas de imitar, podremos coincidir y a veces discrepar total o parcialmente con su línea de opinión editorial, con su abordaje de política en el campo internacional, etc., pero siempre reconociéndonos en el tronco fundamental de su servicio periodístico de apoyo al gobierno de los cambios y de divulgación de sus logros al servicio de las grandes mayorías.

Felicitaciones.

 

Héctor Lescano. PDC.738-FLS

Tribuna

Por la revancha: Munúa vuelve a la carga por el récord del “Chiquito”

La gloria es la puja interminable de todo jugador de fútbol. Como una vez Ladislao Mazurkiewicz llegó a cumplir el sueño de quebrar la marca de Eduardo García, el arquero tricolor Gustavo Munúa vuelve a la carga con sus 562 minutos para batir el récord del “Chiquito”.

Más Noticias