el clima

Montevideo

Parcialmente nublado, 17°

Lunes 22 de diciembre de 2014 - Montevideo, Uruguay

política económica

Un rumbo equivocado

Jorge Saravia - Senador Concertación Republicana Nacional

Retomando y continuando con mi intervención en el Senado respecto a la política económica, sigo compartiéndola con ustedes, en el entendido de que lo que planteo está más vigente que nunca.

Creemos que el Presidente de la República tendría que preocuparse por el atraso cambiario que fue el que mató a los treinta y siete mil productores agropecuarios en las décadas del ochenta y del noventa, y que ahora los comienza a dañar; y hay tiempo. Que no se diga que no es una política del Consenso de Washington, porque lo es; es la receta. Es el discurso del pasado, no se puede decir que esta es una política de izquierda, porque es una política de derecha –vamos a decir la verdad– de derecha conservadora, que va por el camino que nos hizo daño.

Quiero decir esto porque, más acá o más allá, en dos o tres años, esto va a explotar. Porque se agrega otro elemento que hasta ahora nadie ha mencionado. ¿Qué pasa con la burbuja inmobiliaria que se está gestando en el Uruguay? Me refiero a la bancarización creciente del sector inmobiliario, con costos de US$ 3.000 o US$ 4.000 el metro cuadrado de construcción. ¡Barbaridad! ¡Ni en Nueva York cuesta eso! ¿Qué pasó en Estados Unidos? Recuerdo a un senador que siempre hablaba de la burbuja inmobiliaria de Estados Unidos, que finalmente terminó explotando –tenía razón– al igual que en España. Actualmente ese elemento se agrega a la economía. Podrán decir que no, pero es la realidad. Además, hay muchos economistas de izquierda que están hablando de este tema y los hemos escuchado permanentemente.

Quisiera saber por qué el Ministerio de Economía y Finanzas no se ha enfocado en otro tipo de medidas. Creo que se pueden tomar medidas económicas para controlar la inflación, pero lógicamente en ello va a existir una contradicción entre un pensamiento filosófico de la economía y el otro. Si tomamos la inflación por la demanda global, se pueden adoptar medidas económicas –que están planteadas por otros economistas y que pueden ser escuchadas– en relación con el gasto superfluo del Estado, el gasto corriente y el crédito productivo. Incentivar la producción, tratando de ocupar la mano de obra que no está ocupada en trabajos de mayor calidad –previa calificación–, puede ayudar a bajar la inflación. No he visto eso en el Uruguay. En general, ha aumentado muchísimo la ocupación, pero la mayor parte es trabajo chatarra o de baja calidad técnica. Acá hay otro problema en la economía, que trae como consecuencia la caída de competitividad a nivel mundial –que cayó en los últimos tiempos cuatro o cinco puntos–: me refiero a la baja calidad de la educación. Eso es parte de la política económica; no solo son estos números. Justamente, la caída de la competitividad internacional del Uruguay se debe a que no está generando mano de obra altamente calificada. ¿Por qué? Porque la educación en nuestro país es un desastre, a pesar de los US$ 2.500:000.000 que se invirtieron.

Por el otro lado, están los gastos del Estado; se gasta horriblemente mal: es un desastre ASSE, el Ministerio del Interior. Es un desastre cómo se está gastando. ¿No es hora, como dice el señor ministro, de ajustar el cinturón? Bueno, comencemos a reordenar ese gasto, a recortar gastos superfluos en cargos de confianza y en direcciones que se crearon en los distintos ministerios. Tal vez haya que hacerle caso a Frugoni y tengamos que recortar la devolución fiscal a las grandes multinacionales. No veo que se vaya a cumplir con la baja de dos puntos del IVA. No me imagino que la población crea ese verso. Bajaron un 0,8 % a las tarjetas de crédito, y con la pérdida del margen fiscal, van a precisar ese dinero, porque un punto de IVA, si no me equivoco, equivale a US$ 160:000.000; de lo contrario, tendrán que recortar en políticas sociales o realizar un ajuste fiscal. Ese puede ser el camino que están pensando tomar, porque alguien lo sugirió.

Por razones de espacio continuaré con mi opinión acerca de la política económica que está implementando el gobierno en la próxima publicación.