REFUGIADOS SIRIOS

Sufrimiento infinito, indiferencia mortal

Publicado el 5/3/2013 - 1:54

En su informe sobre la situación de los refugiados sirios publicado en su número del 2 de febrero, la revista británica “The Economist” señala que en las últimas semanas, unas 5.000 personas por día cruzaron la frontera huyendo de la guerra. Aldeas enteras se vaciaron de sus habitantes. Según el alto comisionado de las Naciones […]

En su informe sobre la situación de los refugiados sirios publicado en su número del 2 de febrero, la revista británica “The Economist” señala que en las últimas semanas, unas 5.000 personas por día cruzaron la frontera huyendo de la guerra. Aldeas enteras se vaciaron de sus habitantes. Según el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados para junio el número de refugiados llegará a un millón, sin contar los refugiados internos que tuvieron que abandonar sus hogares. La mayor parte de los refugiados son mujeres y niños. Las condiciones en los campos en Jordania y en Irak son muy difíciles. Tormentas de nieve y lluvias convirtieron algunos campos en lodazales. Hubo niños que murieron de hambre. Algunas tiendas se incendiaron debido a accidentes con precarios hornillos a gas. La situación de los refugiados internos en Siria cuyo número se estima en 2 millones es aún peor porque en muchas zonas, las organizaciones de ayuda internacionales no operan debido a que no cuentan con mínimas condiciones de seguridad. Funcionarios de las Naciones Unidas aseguran que la Organización Internacional ayuda a la quinta parte de los 23 millones de sirios.
Jordania, Irak, el Líbano y Turquía alojan a casi todos los refugiados y sus costos crecen constantemente. Las escuelas y los hospitales están atiborrados, pero más que la carga económica, los gobiernos vecinos temen la inestabilidad política inevitablemente ligada a la presencia de un alto número de refugiados.

Los libaneses están muy divididos sobre la situación en Siria, con Hizbollah apoyando al presidente Assad y los sunnitas claramente a favor de los rebeldes. Los jordanos temen que islamistas radicales sirios ingresados al país como refugiados fortalezcan a los islamistas locales aumentando las chances de una desestabilización interna. El gobierno turco, por su parte, teme que refugiados kurdos de Siria fortalezcan a la inquieta minoría kurda.

En enero una conferencia de países donantes en Kuwait la oficina del comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados ( conocida por la sigla Unhcr) recibió la promesa de un presupuesto de 1.5 billones de dólares hasta junio, pero según los funcionarios, solo llegó un 3% de la suma prometida.

En una nota publicada en enero en la revista norteamericana “Foreign Policy” la periodista libanesa-norteamericana Sulome Anderson informa que recientemente más de 100.000 palestinos fueron evacuados del campo de Yarmuk después de un ataque aéreo del gobierno sirio contra el campo. Unos 17.000 refugiados palestinos de Siria cruzaron la frontera al Líbano desde el comienzo de las hostilidades en marzo de 2011, pero miles de palestinos regresaron el 21 de diciembre luego de que el enviado de las Naciones Unidas y la Liga Árabe a Siria, Lakhdar Brahimi, lograra un acuerdo con el gobierno sirio para mantener a los campos palestinos fuera del conflicto. Su informe da una serie de detalles escalofriantes sobre los sufrimientos de los refugiados de todas las edades y termina con la patética declaración de una madre: “Somos una mera hoja de papel para los gobiernos árabes. Ellos pueden hacer con nosotros lo que quieran. Hasta pueden tachar nuestros nombres y cancelar nuestra existencia como seres humanos”. Sin embargo, de tanto en tanto, llega algún destello de esperanza como la reciente visita a Siria y Líbano del canciller británico William Hague, quien prometió acrecentar la ayuda de su país a los 300.000 refugiados sirios en el Líbano, llevándola a US$ 30 millones.

¿Pero qué pasa con la solidaridad internacional de intelectuales, sindicatos, partidos políticos, organizaciones de defensa de los Derechos Humanos? Es virtualmente inexistente. Al margen de la actividad de las organizaciones de ayuda, la masacre sistemática del pueblo sirio no ha producido demasiadas manifestaciones de solidaridad o de preocupación por el destino de las poblaciones civiles masacradas por el ejército sirio. Muy pocos grupos organizados se han molestado con los países que por conveniencias políticas o económicas hicieron todo lo posible para permitir a Bashar Assad proseguir sin molestias la masacre de su pueblo, como Rusia o China. No hay noticias de boicots contra el gobierno sirio, ni manifiestos de intelectuales reclamando el fin de la carnicería, ni reclamos masivos para terminar con las matanzas.

La tragedia del pueblo sirio no consiste únicamente en el sufrimiento infinito causado por esta guerra civil que ya lleva dos años, sino también en la mortal indiferencia de una gran parte de la opinión pública mundial.

Egon Friedler Periodista

Política

MPP con mayoría en el Frente Amplio

La lista 711, liderada por el candidato a la vicepresidencia del Frente Amplio (FA), Raúl Sendic, consolida su crecimiento en la interna de la fuerza política de izquierda con un 21% de las adhesiones al lema.

Más Noticias