OPINIÓN

Sobre la protección a los menores

Publicado el 5/3/2013 - 2:01

Para la derecha, la libertad de prensa y de información se confunde con la libertad de empresa. Los grandes medios –sobre todo los audiovisuales– ponen el grito en el cielo cada vez que desde el gobierno se insinúa la posibilidad de ejercer algún tipo de control sobre los contenidos de los programas o sobre la […]

Para la derecha, la libertad de prensa y de información se confunde con la libertad de empresa.

Los grandes medios –sobre todo los audiovisuales– ponen el grito en el cielo cada vez que desde el gobierno se insinúa la posibilidad de ejercer algún tipo de control sobre los contenidos de los programas o sobre la forma en que se priorizan las noticias.

El año pasado, cuando el gobierno presentó su paquete de medidas destinadas a combatir la violencia que padece la sociedad, se aludió –tímidamente– a la necesidad de establecer alguna forma de regulación en lo que tiene que ver con la difusión de formas de violencia, como manera de proteger a los televidentes, fundamentalmente a los menores de edad; la propuesta incluía la extensión del “horario de protección al menor”, la derogación de la excepción de que gozaban los informativos y la convocatoria a los medios, los comunicadores y la sociedad civil a evitar la difusión de escenas de violencia.

Nuestras retinas conservan las imágenes de la tragedia ocurrida en un restaurante montevideano cuando un asaltante disparó contra uno de los empleados y lo mató. Ese video obtenido de la cámara de seguridad del local de la empresa gastronómica fue abusivamente exhibido en reiteración real durante varios días y a toda hora. Pero independientemente de este caso extremo, todos estamos acostumbrados a ver diariamente imágenes de accidentes de tránsito, vehículos destrozados, charcos de sangre sobre el asfalto, cuerpos cubiertos que yacen sobre la calle, víctimas llorosas, familiares de víctimas narrando los hechos, y en general todos los detalles escabrosos aptos para satisfacer la necesidad de morbo; o para fomentarlo.

Los dueños de los medios aducen que la exhibición de hechos truculentos responde a una supuesta demanda de los telespectadores. “Es lo que quiere la gente”, sostienen los más cautos, como resignados ante una realidad y dando a entender que están obligados (a su pesar) a mostrar violencia; “Es lo que vende”, confiesan los más cínicos. Como siempre, el cliente tiene razón; o tal vez habría que decir que “el mercado manda”. No olvidemos que, como toda empresa privada (aunque brinde un servicio público), una emisora de televisión debe necesariamente regirse por el afán de lucro, ese principio sacrosanto del capitalismo.

Sin embargo, yo me pregunto hasta qué punto el lado morboso del ser humano es tan fuerte como para obligar a los canales a divulgar violencia con tanto detenimiento y fruición. En mi humilde opinión, so pretexto de que eso es lo que la gente pide, los canales están, en cierto modo, fomentando ese lado oscuro del alma humana, alimentando el morbo de la gente. Para ellos es más fácil (y más barato) seguir la corriente en vez de ocuparse de transmitir valores.

Por otra parte, la difusión de escenas de violencia tiene un impacto psicológico particularmente negativo sobre los niños y adolescentes. En primer lugar, porque banaliza la violencia y los acostumbra a ella. Pero sobre todo, tiene un efecto especialmente pernicioso en los niños y jóvenes de los hogares menos favorecidos, cuyos integrantes son (y se sienten) marginados y tienen una bajísima autoestima, que ven cómo los infractores se convierten en protagonistas, en héroes negativos.

El Uruguay debe darse una normativa como la que rige en varios países desarrollados –democracias inobjetables– que cuentan con leyes rigurosas en cuanto a proteger a la sociedad toda pero sobre todo a los más vulnerables.

Julio Guillot Periodista

Política

Cánepa: decisión sobre Estación Central es “una buena noticia”

El prosecretario de la Presidencia de la República, Diego Cánepa, dijo que “preocupaba al gobierno” la demanda de un empresario contra el Estado por la Estación Central de AFE y consideró “una buena noticia” que la Justicia haya desestimado el reclamo.

Más Noticias

Tribuna

Dejaron todo: Rentistas ganó 1-0 pero no le dio para pasar de ronda

Nuevamente un equipo uruguayo dejó bien parado al país. Esta vez fue el turno de Rentistas, quien derrotó a Cerro Porteño por 1 a 0, realizando un gran partido de visitante, pero no les dio para lograr la clasificación por la derrota 0-2 en el Franzini.

Más Noticias