DESAFÍO. Concentrar todo el esfuerzo en las aulas

La escuela pública y la democracia que queremos

Publicado el 19/5/2013 - 16:55

Escolares

En la década del 50, cuando un uruguayo salía al exterior era muy común que se nos preguntara de dónde veníamos y cómo era nuestro país. La respuesta no era sencilla, pero por lo general todos coincidíamos en decir que habíamos ganado en Maracaná el campeonato Mundial de fútbol, que la inmensa mayoría habíamos pasado por la escuela pública (laica, gratuita y obligatoria) y que podíamos tomar agua de la canilla sin temor a equivocarnos.

Pasó el tiempo y nos quedamos sin ganar campeonatos de fútbol y ahora parece que hasta podemos llegar a tener problemas con el agua. Pero la escuela pública está allí, aunque ya no es la misma y por eso ha crecido la presencia de niños en la escuela privada, particularmente en Montevideo.

 

La escuela, la de José Pedro Varela, fue herida de gravedad durante la dictadura (1973-1985), régimen que desató una fuerte represión contra el cuerpo docente (destituidos, presos y exiliados), pero provocando un fuerte cambio en los contenidos y en las formas de enseñar.

 

Esto fue así porque los militares y un buen grupo de civiles con muy pocas luces instalaron el conductismo como filosofía educativa, transformando al acto educativo en una herramienta que coartó la libertad en las aulas con la intención de que todos los alumnos salieran igualitos, como pasa con la producción serial. Y con el fascismo.

 

Ante esta realidad amplios sectores de las capas medias comenzaron a huir hacia la enseñanza privada (no sin razón), donde la dictadura tuvo menos influencia. Las familias más humildes tuvieron que dejar a sus hijos en la escuela pública, donde también participaron sectores de las capas medias con un fuerte compromiso con Varela.

 

De esta forma el prestigio de la escuela pública comenzó a caer, dejando de ser un referente cultural. Retornada la democracia se recuperó la libertad en las aulas, pero hubo (hay) un estancamiento del debate educativo, donde los grandes temas pedagógicos y didácticos no están en la conversación, a pesar del esfuerzo que han hecho distintas autoridades de la enseñanza y dirigentes gremiales del magisterio.

 

Si bien la educación inicial y primaria no están ante una crisis generalizada, como puede pasar en la enseñanza media, se puede afirmar que todos sentimos que aún queda mucho por hacer y lo más interesante es que hay posibilidades ciertas de superación y no en un plazo muy largo.

 

En este sentido se puede decir que hay que trabajar sobre tres planos de un mismo fenómeno. Por un lado los progresistas, sean del lema que sean, entienden que el tema de la escuela pública es asunto sustancial de la democracia y que por eso hay que salir a ganar las cabezas de las capas medias que se acostumbraron a la escuela privada. Y esto que puede parecer radical es sustancial para definir el tipo de democracia que queremos. Vale la pena releer a Reina Reyes o incursionar en las escuelas experimentales de Malvín, Las Piedras y Progreso inspiradas en la Escuela Nueva.

Una democracia donde la sociedad, en sus distintas expresiones de nivel de vida, se encuentre en el banco de la escuela, a la vez que el maestro sea jerarquizado como profesional, lo que transcurre por mejoras salariales y necesariamente por su formación académica.

 

El otro plano es justamente este último: la necesidad de crecer en la formación del cuerpo docente, lo que hay que instrumentar con inteligencia y practicidad. El país necesita maestros mejor preparados, con la intención de que participen en la investigación educativa, pero que a la vez no se alejen del aula y del acto educativo concreto. Esto es una alerta porque ya lo viví y fue en México, donde los maestros se licenciaban a nivel universitario (gracias a la educación a distancia), pero huían de la escuela.

 

El tercer plano tiene que ver con el papel que deben jugar directores e inspectores, quienes tienen que dar la gran batalla educativa no solo controlando al “maestro de banquillo” (nominación mexicana), sino participando estrechamente en la base del acto educativo, para hacer un seguimiento diario de la marcha de las cosas. Seguramente esto obligue a aumentar el número de inspectores.

 

Una última reflexión, muy vinculada al tipo de democracia que queremos, es aceptar de una vez por todas que la escuela pública necesita publicidad de sus éxitos (no es una invitación a ocultar los errores y atrasos). Sin publicidad, la comparación con el sector privado, que tiene derecho a existir creando competencia, ya está ganada por los privados antes de que la pelota comience a rodar. Si no me creen, solo basta leer los diarios para ver que el Liceo Jubilar se ha transformado en un ícono de la excelencia, cuando no le conocemos una sola propuesta educativa innovadora.

Para evaluar: algunos datos

El Instituto de Perfeccionamiento y Estudios Superiores (IPES) sirvió como escenario para que el Departamento de Estadística del Consejo de Educación Inicial y Primaria y el Departamento de Investigación y Estadística Educativa del Codicen presentaran el Monitor Educativo de Enseñanza Primaria–Estado de Situación 2012.

Desde una perspectiva de corto plazo, el Monitor 2012 destaca los siguientes aspectos:

*La matrícula de educación primaria pública continúa descendiendo, básicamente como consecuencia de la caída en la educación común (1º a 6º grado). En tanto, la matrícula de educación inicial permaneció estable en el último año. Esta reducción no implica una menor cobertura sino que responde esencialmente al efecto de la caída en los nacimientos, a un tránsito más rápido de los alumnos por los distintos grados escolares derivado de la reducción en la repetición y al traspaso de matrícula hacia el sector privado.

*El número de alumnos por maestro continuó descendiendo en 2012 y se ubicó en 23,5 alumnos para el conjunto de la educación común y en 21,6 en 1º.

*La antigüedad en la docencia mantiene la pauta de años anteriores: uno de cada cinco maestros aproximadamente tiene menos de cinco años de experiencia. En este marco, las escuelas de Tiempo Completo cuentan con la menor proporción de docentes nóveles, característica que se ha mantenido en los últimos años. En tanto, la rotación de maestros entre escuelas continúa siendo muy alta y, de hecho, aumenta por cuarto año consecutivo. En 2012, la proporción de maestros con menos de tres años en la escuela asciende a 55,4%. Al igual que en años anteriores, las escuelas rurales son las que presentan los niveles de rotación más elevados (66,1%).

* La matrícula escolar se ha reducido aproximadamente en unos 50 mil niños entre 2003 y 2012, manteniéndose un nivel de cobertura universal. Concomitantemente, la característica superpoblación de los grupos escolares prácticamente ha desaparecido del mapa educativo. Asistimos en la actualidad a un sistema que funciona con un número de alumnos por maestro que se acerca a los umbrales definidos como adecuados para el desarrollo del proceso de aprendizaje. La caída de la matrícula, asimismo, ha repercutido en una disminución sustantiva del tamaño promedio de las escuelas, lo que va configurando un escenario de instituciones que tienden a una escala más “amigable” para su organización y su gestión, así como para la atención de los niños y sus familias.

*La última década mostró la caída más importante de la repetición escolar en la historia de la educación primaria pública. Uruguay, caracterizado hasta hace relativamente poco tiempo, por presentar tasas de repetición ubicadas entre las más altas de América Latina, logró desde el año 2003 y en forma sostenida mejorar este indicador en todos los grados, categorías de escuela y contextos socioculturales. Esta tendencia ha implicado además un acortamiento de las brechas de resultados educativos por contexto sociocultural, es decir, un avance importante en términos de equidad. Por su parte, algunos rasgos estructurales de la repetición, como su concentración en los grados más bajos y su mayor incidencia en los contextos de más alta vulnerabilidad sociocultural, aun no se han logrado revertir. Una señal de alerta merece también la brecha de repetición entre Montevideo e interior del país, la que en el mediano plazo y más allá de la evolución del último año, ha tendido a ensancharse producto de la evolución negativa en la capital.

*Los niveles de rotación de los maestros entre escuelas, tradicionalmente altos en el sistema público, permanecen en niveles elevados. Los últimos años muestran incluso un aumento en el porcentaje de docentes con poca estabilidad en el centro. Este rasgo pone de manifiesto una de las dificultades que enfrentan los centros escolares para su funcionamiento cotidiano y, en particular, para emprender con éxito procesos colectivos que impliquen unas mínimas capacidades de acumulación institucional.

 

Política

Fá!: desde este martes todos los días con LA REPÚBLICA.

Fá! es un suplemento diario que incluye la campaña electoral en las redes sociales. Con los principales temas del momento, las polémicas, los tuits, lo que piensa la gente, las imágenes creativas, el humor. Un resumen de todo lo interesante que sucede en las redes sobre la campaña electoral, para quienes entran en ellas y para aquellos que no lo hacen pero les interesa saber qué sucede. Desde este martes Fá!, todos los días con LA REPÚBLICA.

Más Noticias

Tribuna

Arranca la Champions League

Los próximos días miércoles y jueves darán inicio al torneo más importante a nivel de clubes de Europa, trofeo que defenderá el Real Madrid. Vea todos los choques; varios muy destacados.

Más Noticias