el clima

Montevideo

Muy nublado, 14°

Lunes 22 de diciembre de 2014 - Montevideo, Uruguay

Se maneja una alternativa al impuesto a la tierra y más allá de la propuesta del gabinete productivo

El gobierno no dejará solas a las intendencias

El prosecretario de la presidencia Diego Cánepa aseguró que el gobierno ultima los detalles de un plan financiero por el cual ayudará a solventar las obras en la caminería rural que se pretendían concretar con el ICIR declarado inconstitucional.

El fallo de inconstitucionalidad del ICIR de la SCJ no solo borró de la arquitectura fiscal un impuesto que involucraba a unos 1.200 propietarios de grandes extensiones de tierra, sino que también inutilizó un plan de coordinación y proyectos de más de un año y medio de trabajo entre el gobierno y las intendencias de todo el país, a fin de establecer un plan de shock de obras en la caminería rural, dijo a LA REPÚBLICA el prosecretario de la Presidencia Diego Cánepa.

Por ello, el gobierno está por estas horas trabajando en una fórmula económica por la cual se pretenderá ayudar a solventar los gastos que conllevará el mejoramiento y mantenimiento de la caminería rural en el Uruguay profundo.

Cánepa confirmó en diálogo con este diario que recientemente el presidente José Mujica les transmitió a los jefes de las intendencias de todo el país “el compromiso del gobierno y hasta personal que no quedarán solas, no quedarán tiradas en la responsabilidad de resolver el problema de la caminería rural profunda, y vamos a encontrar los mecanismos para respaldar a las intendencias hallando los fondos necesarios para esas obras y llevar adelante el proyecto” que quedó trunco tras el fallo de inconstitucionalidad resuelto por la Suprema Corte de Justicia sobre el Impuesto a la Concentración Inmobiliaria Rural (ICIR).

Cánepa optó por no adelantar la génesis de esos fondos que serán destinados a resolver el problema de la caminería rural, pero aseguró que la solución sobrevendrá “más allá de las alternativas al ICIR en la que están trabajando el MEF, la OPP y otros compañeros del gabinete productivo”.

El funcionario de la Presidencia entiende que la caminería rural “es responsabilidad departamental y no nacional”, pero destacó lo dispuesto por el presidente José Mujica “que ha sido consciente del problema que significa la caminería rural del Uruguay profundo y cree que excede a las intendencias y es un problema a nivel nacional y, ante ello, dispuso el apoyo del gobierno nacional”.

“Siempre hemos venido trabajamos en conjunto con las intendencias y si bien cada uno debe estar en su rol, el gobierno no cejará en encontrar las soluciones que iban a provenir fruto del ICIR”.

El prosecretario de la Presidencia confió que, hasta el fallo de la Suprema Corte de Justicia sobre el ICIR, “se habían generado y definido ya las regiones y las empresas regionales para que con las maquinarias que se iban a comprar con la primera partida del ICIR, empezar a trabajar en un plan diseñado para mejorar la caminería rural profunda porque el objetivo no es solo sacar la producción nacional sino mejorar la vida de los uruguayos nivelándola a la de todo el país, para poder acceder a las escuelas y para el ingreso de ambulancias en esas zonas de difícil acceso que hay en el campo”.

Cánepa destacó que el fallo de inconstitucionalidad del ICIR por parte de la Suprema Corte de Justicia no es compartido por el gobierno “pero lo acatamos”.

“Lo que nos preocupa es el trasfondo conceptual con el cual la Corte falló en ese tema.

El fallo establece que solamente la Contribución Inmobiliaria Rural es el único impuesto que puede tener como elemento imponible la tierra y eso es un error jurídico conceptual importante”, consideró el prosecretario de la Presidencia. “Estamos evaluando para cada caso una alternativa de lo que originaba el ICIR que más allá de apuntar a evitar la concentración de la tierra era también para concretar las mejoras imprescindibles para la caminería rural”.

 

Fideicomiso

Cánepa confió a este diario que a nivel del gobierno “habíamos estado trabajando más de un año y medio conjuntamente con las intendencias de todo el país para establecer un fideicomiso, a partir de lo que se recaudara por concepto del ICIR, para hacer un shock de mejoras en la caminería rural profunda”.