Por: Juan Andrés Pereira

En un país como Uruguay la escala de producción industrial es muy importante ¿Cuál es tu visión sobre el tema?

Es algo que depende de la industria. En algunas industrias si quieres ser un jugador serio necesitas producir en escala masiva, y esto significa que los países pequeños como Uruguay, Singapur o Finlandia tienen una desventaja en ese punto. Por esto tienes que especializarte solo en algunas cosas.

Cuando las industrias del “punto com” se estrellaron en 2001, Singapur sufrió una caída de sus ingresos del 10%. Por otra parte, a Corea del Sur, al exportar más que solo productos electrónicos, le fue bien.

Hay que pensar muy detalladamente en qué especializarse: no puedes tener 20 industrias diferentes y que sean todas competitivas, tienes que tener dos, tres, quizás cuatro. Luego tienes que tener políticas macroeconómicas que te permitan afrontar los shocks, porque si tu canasta de exportaciones es diversificada, si a una industria le va mal no es el fin del mundo, pero si tienes solo una o dos industrias y algo sale mal, tendrás problemas. Igualmente, el otro lado es que si algo sale bien tienes una fiesta. Esto significa que tienes que crear algo que estabilice tu fondo.

 

¿Entonces es la diversificación la salida?

Sí, es una salida, pero el punto es que si eres muy pequeño como Uruguay hay un límite de cuánto puedes diversificar. Tienes que aceptarlo, no puedes cambiarlo. Debes crear una estrategia para diversificar lo más posible, pero aceptando que habrá un límite, por lo que tienes que crear herramientas para lidiar con el problema.

 

¿Cuánto creés que influye la región en el desarrollo de un país?

Bueno, especialmente cuando tienes una integración regional como tiene Sudamérica en el Mercosur, afecta mucho. Un beneficio es que puedes considerar que todo el bloque es tu mercado doméstico.

El problema con esto es que puedes terminar conformándote con una menor calidad de tus productos porque le vendes a Brasil, no a Suiza. Eso, a largo plazo, puede ser algo malo. La integración regional es importante, pero hay que tener en cuenta el mercado mundial.

En un modo es lo que tiró abajo a la Unión Soviética. Formaron un bloque económico donde si los productos producidos allí fueran los únicos en el mundo no habría problemas, pero como había otro bloque mucho más avanzado, la gente empezó a mirar a su auto comparándolo con el otro.

 

Cuando hablás de subsidios ¿no podrían hacer a las industrias más ineficientes? ¿No es un riesgo?

Básicamente hay que entender que este proceso es como hacer crecer a un niño, no tienes que exponerlo a la máxima competencia desde que es chico, pero tampoco protegerlo cuando tiene 45. Gradualmente tienes que reducir la protección y asegurarte que este tipo entienda qué es lo que está pasando. Quizás está bien que no limpie su cuarto cuando tiene 10, pero si eso pasa cuando tiene 25 es un problema. El proteccionismo tiene que ser manejado de esa manera: es solo una condición para el futuro desarrollo, no una solución.

Pero si no das esa protección al comienzo, esas industrias no podrían existir. Igualmente, después que existen, si mantienes la protección eternamente no es bueno. Tienes que tener un plan para reducir estos problemas, y lo puedes hacer de una forma transparente.

Es una inversión que realiza el país pensando en el beneficio futuro para poder competir con el resto del mundo, hay que dejar claro que las industrias deben ser exitosas.

Además, no le puedes decir “nos vemos en 30 años”, debes hacer un seguimiento. Tienes que cuidar que no se desperdicie el dinero de los contribuyentes invertido en ellos.

 

Durante la conferencia mencionaste que Uruguay tiene una industria “prominente”, aunque Uruguay no es un país proteccionista, es más, tiene una historia de ser lo contrario.

Sí, no estoy diciendo necesariamente que tienes que ser proteccionista para desarrollar a un país, pero es una fantasía creer que si se lo dejas todo al mercado todo estará bien. En políticas industriales hay al menos 20 o 30 diferentes herramientas que puedes usar dependiendo de la industria, del objetivo, u otro concepto.

 

¿Esa ponderación de la industria podría afectar a cómo un país presta servicios para el exterior?

Tienes que hacer un balance entre los puntos. En general, es conocido que el sector manufacturero tiene altos niveles de productividad en su crecimiento. Mucha gente piensa que Singapur está totalmente basada en los servicios, pero tiene la mayor exportación per cápita de productos manufacturados, por lo que es complementario entre las manufacturas y los servicios. Hay que reconocer también que la economía está llena de trade off (acuerdos que perjudican a una parte y favorecen a otra), y siempre puede perjudicar a otros sectores en el intento de desarrollar la industria. Pero sobre el final debes hacer un balance y ver los efectos negativos y positivos.

 

¿Cómo ves la situación de la región?

Creo que en la región hay un reconocimiento creciente de que el gobierno debe tener un papel más activo en promover el desarrollo económico. Ni siquiera en Chile hay un libre mercado completo, tienen agencias que promueven diversas industrias. Argentina al menos intenta hacer algo, Brasil siempre tuvo políticas activas fuertes de promoción de la industria. Creo que en toda la región, quizás con la excepción de Perú y Colombia, hay cada vez más interés para que el Estado tenga un papel más importante en fomentar la productividad y el desarrollo.

 

La región mantiene tasas de inflación bastante altas, al menos en comparación con otros países ¿Cómo ves la influencia de la inflación sobre el desarrollo?

Creo que la inflación tiene una historia de haber jugado un papel muy negativo en la región. Ahora, como una reacción a eso, al menos algunos países han desarrollado gran sensibilidad a la inflación.

Si bien cambió en el último tiempo, en los últimos 15 años Brasil mantuvo las tasas reales de interés más altas del mundo por el temor a la inflación. Producto de esto a las firmas brasileñas les fue muy difícil expandirse con inversiones, y tuvieron que convencer al Bndes de subsidiar los préstamos para poder invertir. Brasil perdió mucho en la industria manufacturera por esto. Cuando voy a Brasil siempre les digo que son como esa persona que tenía una buena vida y que un día lo robaron en la calle, por lo que la paranoia no lo deja vivir y deja su negocio. ¿Es esa la actitud concreta?

En definitiva depende del país, pero en general si está por debajo del 10% no hay evidencia que ese dato sea negativo, siempre y cuando la tengas bajo control. Por otra parte, no hay que olvidar que estos valores inflacionarios son bastante artificiales, que están diseñados por quienes hacen las políticas. En Estados Unidos y el Reino Unido, por ejemplo, pensaron que sus economías eran muy estables mientras los precios de las casas se iban por las nubes: la inflación no consideraba el valor de las viviendas.

 

En tu conferencia mencionaste a la Inversión Extranjera Directa (IED), y hablaste sobre el caso de Japón, que directamente prohibió la llegada de este tipo de inversiones. Igualmente, por otro lado, la región potenció su crecimiento en los últimos años gracias a este tipo de inversión. ¿Representa esto un peligro o es una posibilidad para el desarrollo?

Pareciera como si Uruguay tuviera un plan claro de qué hacer en el tema. Por un lado hay países como Japón y Finlandia, que hasta que se hicieron ricos cerraron sus fronteras a la inversión extranjera. El otro extremo es Singapur, que se convirtió en igualmente rico abriendo su país a inversiones extranjeras. Pero incluso Singapur tenía políticas industriales muy claras acerca de este tipo de inversión. No es solo abrir tus fronteras para que abran cualquier fábrica, sino que apuntan a empresas para desarrollar industrias específicas. Por ejemplo, hace poco decidieron desarrollar la industria del mantenimiento de aviones. Para ello crearon un aeropuerto de cero y dieron muchos subsidios a Rolls Royce para que se ubique en el país. Eso es lo que hay que hacer.

Cuando se lo explico a mis alumnos les digo que es como organizar una fiesta, puedes decirle a la gente que haga lo que quiera en la fiesta para hacerla interesante y no tendrá éxito. Primero tienes que hacerla interesante y luego irán. Porque si la política es solo dar libertad total, también lo hacen otros países, como Ghana y Bangladesh, por lo que tienes que ofrecer algo realmente atractivo.

¿Y qué hay del proteccionismo en el mundo? ¿Es una amenaza?

Mi visión general sobre el proteccionismo es que los países más débiles deben poder protegerse más que los países fuertes. Pero incluso los países más fuertes tienen sectores más débiles, que quizás necesiten algo de protección. Como patrón general es difícil decir si el proteccionismo es bueno o malo.

Hagamos un  pequeño experimento del pensamiento: si en 1978 Deng Xiaoping (jefe de Estado chino del momento) se encontraba accidentalmente con Milton Friedman (premio Nobel de Economía, defensor del libre mercado) y decidía abrir completamente el comercio con China, el país hubiera crecido. A China le hubiera ido bien, pero probablemente no le hubiera ido tan bien porque estaría estancado exportando productos que insumen bajos salarios, que era su principal ventaja comparativa.

Hoy ya se pueden ver los autos chinos en las calles de Uruguay, no hay forma de que China hubiese podido desarrollarlos si hubiera adoptado el libre comercio en 1978. Esa protección fue buena para todos: para la economía china y para el resto del mundo. Ahora, si eso mismo hubiera continuado por demasiado tiempo el resultado sería negativo.