4shared PIT-CNT planteará medidas contra la inflación al gobierno | Diario La República

entrevista a fernando pereira

PIT-CNT planteará medidas contra la inflación al gobierno

Publicado el 11/2/2013 - 3:00

El PIT-CNT sostiene que debe estar en la primera línea de fuego en la guerra contra la inflación, y estudia recomendar algunos medidas al gobierno, entre las que anticipa aplazar aumentos de tarifas, bajar o disminuir el IVA a productos de la canasta básica, y hacer pagar más a los que más tienen.

El integrante del Secretariado del PIT-CNT, Fernando Pereira, repasó para LA REPÚBLICA las propuestas de la central sindical para combatir la inflación, mantener y mejorar el poder adquisitivo de los salarios, así como su planteo de democratizar los medios de comunicación, participando en la TV Digital, y el reclamo de comenzar a pensar en cómo pasar de un país productivo a uno desarrollado para el 2030.

El PIT-CNT ha manifestado su preocupación por la inflación y los ajustes salariales, ¿qué reclamos han transmitido al equipo económico del gobierno?

Claramente la situación que se dio en el mes de diciembre, vinculada a la aplicación del programa “UTE premia” para beneficiar a los usuarios que hayan ahorrado energía, provocó una deflación ese mes de 0,86%, sumado al acuerdo sobre los precios con los supermercados, lo que hizo que los salarios de los trabajadores se ajustaran por inflación futura un 1% menos de lo que se esperaba.

Sin creer que esta es la madre de todas las batallas, la madre de todas las batallas en el tema salarial se da cuando se firman convenios colectivos y se logran recuperaciones salariales, o cuando en una Rendición de Cuentas se encuentran mejores condiciones para los trabajadores públicos, por lo que hemos considerado solicitar al Poder Ejecutivo algunos planteos. En primer lugar que se les otorgue a todos los trabajadores públicos un aumento del 1% para que mitigue las pérdidas financieras que puede provocar este ajuste, y a cuenta del correctivo que se dará en enero de 2014.

Además nos parece que, producto de lo que está sucediendo con la inflación, y que amenaza que febrero va a ser también alta, proponemos a ver si se puede detener o desacelerar el aumento de la energía eléctrica y las tarifas públicas. Fundamentalmente de la energía, que tiene fuerte impacto en los hogares uruguayos.

Al mismo tiempo estamos analizando otras políticas, porque consideramos que hay claramente una especulación empresarial importante en la construcción de los precios.

Cualquiera se da cuenta que hay una granizada, afecta al sector agropecuario y los intermediarios aprovechan inmediatamente para subir los precios de frutas y verduras, generando ganancias exageradas.

Se aprovechan de que trabajadores que no tenían trabajo han ingresado al mercado, generando una demanda mayor.

No es porque pensemos que estemos en una situación dramática, porque en todo caso la inflación está por debajo del 10%, sino porque creemos que el gobierno debe asumir políticas que intenten controlar, desde nuestro punto de vista, sectores del empresariado que quieren realizar ganancias extraordinarias cercanas a la avaricia, dando muestras de poca responsabilidad social empresarial.

¿Cuál sería el mecanismo para este control de precios?

Los mecanismos hay que pensarlos. Nosotros en principio creemos que debe haber alguna regulación en los productos de la canasta básica familiar que son aquellos que claramente la totalidad de los uruguayos consumen, pero para una parte importante le dedican casi todos sus ingresos, cuando para otros es solo una mínima parte.

En esos precios se da la posibilidad que tienen los asalariados, que nosotros denominamos deprimidos, entre 10 y 14.000 pesos, a acceder a determinados bienes y/o servicios.

Nosotros no decimos que esto sea fácil de implementar, sino que señalamos que una lechuga sale de una chacra a un valor y se vende por tres veces o más en la gran superficie.

Debemos encontrar mecanismos para ver cómo se construyen los precios, sería una cuestión que vemos importante. Se trata de aquellos productos que hacen a la alimentación, la vivienda.

¿El camino sería similar al de Brasil de eliminar el IVA a los productos de la canasta básica?

Nosotros lo hemos pensado. La eliminación del IVA o su disminución en los productos de consumo básico claramente podría llegar a favorecer el control de la inflación. Muchos ya están rebajados a la tasa mínima, pero hemos estado valorando que para determinados tipos de consumidor de UTE sería necesario asumir una política similar. Es decir, para aquellos que gasten menos de tanto, que se supone sean hogares que están ahorrando o con pocas posibilidades de pago, generar una política que los favorezca directamente, rebajando el IVA u otra posibilidad.

¿Han vuelto a solicitar otra reunión para discutir estos temas?

Todavía no. Estamos trabajando en la elaboración de propuestas. Lo hecho de lo que tenemos hasta ahora son titulares de propuestas, como el adelanto a cuenta del 1%, que de alguna manera ponga más en la realidad el aumento de la inflación futura. Sabemos que no resuelve el problema del poder adquisitivo del trabajador, ello se resuelve si en la ronda de salarios del consejo que viene se obtienen puntos de recuperación salarial o convenios similares a los que se firmaron en el convenio del año anterior, caso de la Bebida, bancarios, o la Salud o Vestimenta que, de alguna manera, contemplen crecimiento salarial por tres años.

También ver si no se pueden encontrar mecanismos para tratar de forma diferencial a aquellos trabajadores que ganen entre 10 y 14.000 pesos, porque de esa manera vamos a dar un salto en calidad importante en aquellos trabajadores que tienen hoy menor poder de compra.

Y para mitigar la inflación, una medida rápida es que no se aplique la suba de tarifas en febrero, y que se dilate esa decisión.

Después estamos pensando cuáles son las otras propuestas que podemos presentar desde el movimiento sindical, algunas destinadas a combatir el abuso y la especulación, y otras a la construcción de alternativas, sabiendo que no estamos tratando un tema fácil, pero sabiendo que si tiene que haber alguien en el frente de batalla contra la inflación es el movimiento sindical, porque la inflación donde más golpea es en los sectores de ingresos fijos.

Nuestra principal preocupación no es si se sube 1% más o menos, sino si efectivamente se tienen guarismos lógicos como en los últimos años o más bajos aún, para que el poder de compra de los trabajadores se mantenga todo el año.

¿Tienen plazos para presentar estas propuestas?

Nosotros ya tuvimos una entrevista con Lorenzo que fue muy positiva. Intercambiamos puntos de vista desde el movimiento sindical y el equipo económico del gobierno, preocupaciones y propuestas, y quedamos cada uno en su lugar, y pensando en posiciones a tomar.

En ninguna primera reunión se resuelve un tema. Lo que tiene que hacer el movimiento sindical es encontrar caminos claros y, que la gente lo comprenda, es que vamos en una dirección donde en un país que crece tiene que crecer el salario de los trabajadores, y la calidad de vida de su gente.

Uruguay va a seguir creciendo a tasas del 4%, por lo menos este año y el próximo, y un país que va a crecer a esa tasa tiene que mejorar la calidad de vida de los trabajadores, y si en todo caso hay que ahorrar, hay sectores de la sociedad que tienen condiciones óptimas para aportarle a la sociedad mayores recursos.

La central adopta posición en la polémica
“Que pague más quien tiene más”

El movimiento sindical siempre manejó el concepto de que el que tiene más que pague más, por lo que apoyarán una propuesta del gobierno sobre aumento de tributos a los sectores de mayores ingresos, consideró Fernando Pereira.

¿El PIT-CNT se va involucrar en esta disputa de “más tributos o menos tributos”?

Si se trata de más tributos para los que más tienen siempre vamos a estar de acuerdo, porque esa posición ha sido histórica del movimiento sindical: el que más tiene, tiene que hacer un esfuerzo mayor que el que no tiene nada.

Es un concepto que manejamos históricamente desde la década del ‘60, el que tiene más que pague más. En el Uruguay hay sectores que se han enriquecido en los últimos tiempos y no aportan lo suficiente.

La discusión de cuál es la fórmula la tendrá que evaluar el gobierno nacional, pero nosotros vamos a seguir tirando de la manga izquierda del saco del gobierno, porque claramente estamos convencidos de que a pesar de que se ha avanzado en dirección de la profundización democrática, con la aprobación de por lo menos 30 leyes laborales que implicaron avances, todavía queda mucho por hacer en el país en términos de conquistar beneficios. El movimiento sindical debe volver a ser el escudo de los débiles, una organización que tiene más de 300.000 afiliados y que aspira a tener la totalidad de los trabajadores, tiene el papel fundamental de proteger el ingreso de los trabajadores, las condiciones de vida, la salud laboral, la seguridad en el trabajo, pero al mismo tiempo tiene un desafío político-sindical que es construir las condiciones para que haya una sociedad más integrada, más solidaria, con mejores niveles de vida, mayor igualdad de oportunidades. Es decir, ver cómo construimos las condiciones para una sociedad desarrollada, cómo construimos un país productivo con justicia social por el que tanto hemos peleado.

Independientes pero no indiferentes

Fernando Pereira resumió la posición que a su entender debe asumir el movimiento sindical.

“Todo este proceso de 2005 hasta ahora lo valoramos como muy positivo, por eso resolvimos en el VIII Congreso que el movimiento sindical iba a seguir siendo independiente, denominando la independencia como el acto de no consultar a ningún partido político, ni organización de ningún tipo, para tomar una decisión. De ninguna manera eso significaba prescindencia ni indiferencia. Al contrario, nos íbamos a involucrar para que los cambios en el Uruguay fueran posibles, que llegaran a la gente y se hicieran dueños de los cambios y los defendieran como propios. Hay cambios que llegaron para quedarse. Nadie se animaría a cambiar el Sistema Integrado de Salud, las relaciones laborales, o terminar con la negociación colectiva. Tenemos que valorarlo, pensar que entre 1992 y 2005 casi no hubo negociación colectiva en el país, salvo los sectores regulados, que el 90% de los trabajadores no tuvo negociación de ningún tipo.

Entonces vivimos una de las peores etapas del movimiento sindical, llegamos a tener unos 100.000 trabajadores afiliados. Encontramos el camino y tuvimos una visión acertada en 2005 cuando aspiramos a llegar a 300.000, y lo logramos: hoy estamos en 330.000.

Portezuelo: Discutir el futuro
Pasar de un país productivo a uno desarrollado

El movimiento sindical y demás actores de la sociedad deben ir pensando en cómo pasar de un país productivo a uno desarrollado, y como base defender lo conquistado desde 2005 en adelante, consideró el dirigente sindical.

Participaste en la reunión de Portezuelo, ¿se produjo allí algún lineamiento, algún acuerdo?

Fue una reunión de amigos, de gente que nos conocemos de muy diversos ámbitos, algunos del gobierno, otros del Parlamento, del movimiento sindical, y de otros ámbitos. Lo que se intercambió es cómo generar condiciones para una discusión de perspectiva de desarrollo, cómo mirar el Uruguay a 20 años. Días después escuchamos a Enrique Iglesias planteando esto como un gran desafío.

Ver cuáles son las líneas de trabajo que nos pueden orientar para pasar del país en crecimiento, que era fundamental para la distribución, al país del desarrollo. Este tránsito requiere que los actores principales de la sociedad, academia, partidos, las organizaciones sociales, etc., se comprometan con un proceso que implica el desarrollo productivo pero también el desarrollo cultural, desarrollo integral de las personas, de los derechos humanos, democrático. Involucrar a la sociedad entera en un proceso de cambio y profundización de los cambios.

Muchos entendemos que en 2005, cuando comenzó el gobierno de Tabaré Vázquez, Uruguay entró en un proceso profundamente democrático que cambió la matriz de perspectiva nacional que hasta entonces existía.

Eso se puede ver reflejado en las leyes laborales, en el incremento de los salarios, la reforma de la salud que permitió que los hijos de los trabajadores ingresaran al sistema mutual, universalización de los derechos. Esta reforma de la salud queremos que se profundice, que se discuta cómo logramos que los tickets u órdenes de estudio o medicamento no sean impedimento para que un trabajador se atienda y prevenga su salud.

Estos fueron cambios importantes, la discusión del presupuesto educativo, la inclusión de las normas laborales de negociación colectiva, libertad sindical, todo fue un camino de cambio y de crecimiento económico como el Uruguay no había visto antes.

Este crecimiento, para transformarlo en desarrollo, implica también pensar el Uruguay hacia el año 2030.

Este grupo de compañeros reflexionó sobre este tema, creo que hizo bien en reflexionar en forma desacartonada y sin necesidad de resolver o sintetizar.

TV Digital: La central presentó su propuesta para un canal
Democratizar los medios de comunicación

¿El PIT-CNT se ha planteado también manejar medios de comunicación como el sindicato de la construcción?

Sí. Lo tiene en su agenda. Lo discute con seriedad. La posibilidad de un canal de televisión con contenidos culturales. Ha planteado y se plantea que los medios de comunicación tienen que tener mayor democratización, mayor acceso, que los contenidos nacionales de promoción de la cultura deben ser impulsados por los movimientos sociales. El movimiento sindical uruguayo ha tenido un especial vínculo con la cultura nacional, de hecho tenemos un departamento de la cultura para potenciar la relación del PIT-CNT con la cultura, con la academia, con la Universidad, la formación de la UTEC, y todos los emprendimientos que vayan en dirección a la liberación de las personas, que sean cada vez más libres para pensar, reflexionar y decidir.

Creemos que es un tema de debate abierto y el movimiento sindical tiene cosas para aportar. Ya presentamos un proyecto para la TV Digital, pero vamos a seguir ampliando. Vamos a trabajar en esa dirección, después veremos si nos dan las fuerzas.

Comentarios

Política

Monseñor Sturla contra la baja

El arzobispo de Montevideo, monseñor Daniel Sturla, volvió a reiterar su rechazo a la baja de la edad de imputabilidad al participar ayer en la conferencia “sociedad montevideana y sus valores”, organizada por la Intendencia de Montevideo en la Rural del Prado.

Más Noticias