El instinto de supervivencia del diario LA REPÚBLICA tiene bases sólidas con raíces de pueblo. De allí su mística y energía siempre renovable, pertinaz e intensa. Acompañando una historia contada por todas las visiones, priorizando las gestas de la recuperada democracia en sus luchas de fortalecimiento y profundización.

Este medio ha sabido y sabrá por su facultad de resiliencia, sobreponerse a los más recios huracanes, atesorar bonanzas y asimilar los cambios que la tecnología ha impuesto.

La era digital tiene su encanto y eficacia. Sin embargo; los procesos gráficos de un impreso con el rigor de la frecuencia diaria, desde la captación de la noticia y su elaboración, pasando por el personal que trabaja en dichas complejas tareas y su problemática, hasta convertirse en el periódico en papel que se lee sin depender de energía eléctrica o conexión a Internet, son un verdadero milagro de la creación cada día.

En cualquiera de sus formatos, la constante versatilidad y capacidad de adaptación de LR, sin resignar la identidad plural, libre, democrática y comprometida con valores republicanos, culturales, y la noticia veraz y valiente que le definen, hacen las características de los imprescindibles.

Congratulaciones por las bodas de plata con el duro papel de poner la información y la opinión para la formación ciudadana diariamente en la calle al servicio de la gente en tiempo y forma.

Felicidades por esta nueva etapa que se avizora de cambios para el Uruguay y para estas páginas, siempre atentas y abiertas a futuros más amplios, de frente a la población y sus preocupaciones, brindando espacios de igualdad a distintos actores y actividades sociales y políticas, de interés para todas y todos.

Fuerzas para un tiempo fértil que vendrá donde lectores y redactores protagonizaremos los acontecimientos letra por letra e imagen por imagen, futuro que continuará siendo exitoso, entusiasta y acelerado, como es la vida cuando se asumen responsabilidades colectivas.

Que la pública felicidad se alcance y que la verdad y la justicia alcancen a los injustos.

¡Bravo guerreros y guerreras del periodismo y la pasión por ser la voz de quienes no tienen voz!

Sin chance para las resignaciones y sin límites para la oportunidad de elevar la equidad, la inclusión y la integración regional.

Espíritus nobles les guíen por el sendero hacia mejores formas de promover, con la tarea mediática, la convivencia armoniosa y el desarrollo en libertad de nuestra comunidad.

Aguas cristalinas sean limpiando el aura de las personas que trabajan para hacer de esta construcción periodística una realidad pujante y rotunda. Preñada llegue de conquistas de sucesivos gobiernos progresistas hacia la izquierda, en la búsqueda contumaz de justa distribución de la riqueza y el disfrute sin privilegios de los derechos de los diversos sectores de nuestra sociedad.

A tantas y tantos que han tenido cabida aún desde la discrepancia ideológica; bienvenida la crítica honesta y edificante necesaria para superarse y crecer.

Perfumes de ruda y malva rosa ahuyenten luego toda mala onda.

Quienes se han puesto el diario al hombro, saben lo que es cinchar para que LA REPÚBLICA siga adelante.

¡Que así sea!

¡Ashé!