Tiempos Modernos

Ante la inseguridad, el compromiso de todos

Publicado el 20/5/2013 - 1:30

En estos últimos días desde distintos sectores de la sociedad se han escuchado voces de protesta por la presencia de grupos e individuos violentos en distintos barrios de Montevideo.

En Carrasco hubo, como expresión de ese malestar, una manifestación de 300 personas, en una noche muy fría, que reclamó soluciones y la renuncia del ministro del Interior Eduardo Bonomi.

Fue una manifestación realizada en pleno ejercicio de la libertad individual y colectiva, lo que fue reconocido por Bonomi. Pero el discurso de una persona de apellido Fau exigiendo la renuncia del ministro, debilitó la protesta al politizarse.

A la vez en otro barrio, Casavalle, se produjo en esos días un enfrentamiento salvaje entre grupos del narcotráfico, mostrando que esa modalidad delictiva se incorpora a nuestra vida diaria, de forma muy peligrosa, aunque está focalizada en determinadas zonas de contexto crítico.

Nadie puede negar que esta situación de violencia en ciertas zonas de la capital, como también pasa en otras del interior del país con comportamientos sociales similares a determinados barrios montevideanos, es una alarma roja que hay que encararla con un criterio de unidad nacional y no como un botín para las próximas elecciones nacionales y departamentales.

Bonomi, con su pausada forma de expresarse, definió bien la actitud de algunos vecinos, cuando dijo que la oposición política se moviliza bajo la “estrategia el miedo”. El jerarca nos está diciendo que un problema dramático de la sociedad –como es la inseguridad– no debe ser utilizado con fines politiqueros, entre otras cosas – agregamos –, porque es la mejor forma de no solucionar nada.

Se puede estar en contra de las políticas de Bonomi, pero no se puede desconocer que este gobernante ha puesto todo lo mejor de sus energías y sus capacidades para revertir una situación crítica que es nacional, pero también importada desde el mundo exterior en el que el Estado pierde poder, para quedar en manos del crimen, de grupos que se asocian para delinquir en torno al comercio de la droga en sus distintas expresiones.

La sociedad uruguaya, ante este triste fenómeno de violencia, no tiene otro camino que la acción firme de la ley, siempre con el apoyo de la mayoría de la ciudadanía, donde todos los partidos tienen mucho para aportar, sabiendo que los pasos que ha dado Bonomi para purificar a la Policía son un buen camino para un trecho largo que hay que recorrer.

El sistema político, el Poder Judicial, la Policía y los vecinos organizados tienen mucho por hacer, siempre que lo quieran hacer en forma conjunta. De otra forma estarán en peligro el Estado y la convivencia civilizada. Estará en peligro nuestra propia existencia civilizada.

Raúl Legnani - Maestro - Periodista

Política

En su último mensaje, Seregni convocó a una reconstrucción moral del país

El general Liber Seregni, líder emblemático de la izquierda uruguaya, pronunció su último discurso en la noche del 19 de marzo de 2004, en que se cumplían dos décadas de su liberación de la cárcel política, en el Paraninfo de la Universidad, totalmente desbordado. El acto fue organizado por los antiguos estudiantes de la “generación del 83”, que en medio del oprobio, vencieron su miedo, se unieron y resistieron a la dictadura. Ideario reconstruye aquellas circunstancias.

Más Noticias

Tribuna

Polémica por declaraciones racistas de candidato a la presidencia del fútbol italiano

Carlo Tavecchio, candidato a la presidencia de la Federación Italiana de Fútbol (FIF), generó gran controversia en su país, al declarar que hay jugadores extranjeros que “antes comían plátanos y ahora son titulares” en los equipos italianos.

Más Noticias