El delincuente ascendió a una unidad de la empresa Copsa en la parada de Solís y Agraciada en Las Piedras. Se dirigió hacia el chofer y lo amenazó con un cuchillo al tiempo que le exigió la entrega de la recaudación. Mientras se registraba el asalto un policía de la División 1 de la Jefatura de Montevideo que viajaba en el fondo del vehículo y estaba uniformado, observó la situación y sin dudarlo se dirigió hacia el delincuente.

El sujeto lo vio y entonces le gritó que no se acercara o lo “quemaba” dando a entender que, además del cuchillo, portaba un revólver. Al realizar un ademán de extraerlo – cosa que era un engaño ya que no tenía un arma de fuego- como para intimidar al funcionario, este le efectuó dos disparos con su arma de reglamento y el delincuente cayó herido.

Fue trasladado a un centro asistencial donde se le constató impactos de bala en la zona abdominal. Quedó internado, tiene 26 años y posee cinco antecedentes penales.